Acuerdo salarial entre APJ GAS y TGN S.A. por un nuevo aumento suplementario del 10%

En el día de la fecha los trabajadores/as de TGN evaluaron y aprobaron la última propuesta realizada por la empresa el viernes próximo pasado, que consta de los siguientes puntos:

  • Aumento salarial del 10% a partir del mes de octubre sobre todos los rubros (menos Consumo Gas).
  • Elevar el rubro Consumo Gas a la suma de $1.800 a partir del mes de octubre.
  • Reanudar las negociaciones a partir de mediados de noviembre 2018.

Desde la APJ GAS felicitamos a todos los trabajadores/as por la paciencia y firmeza demostrada para arribar a un acuerdo provisorio que nos acerca a la inflación sufrida por nuestros salarios durante agosto y septiembre y nos deja en mejores condiciones para afrontar las negociaciones por los próximos aumentos escalonados que completen el semestre y encarar la discusión de los puntos pendientes.

Sabemos la dificultad que implica para las partes el estado de negociación permanente pero también constatamos que la perversa dinámica que imprime la inflación cotidiana hace necesarias discusiones cortas y consecutivas para enfrentar en forma eficaz la degradación del poder de compra del salario de los trabajadores/as.

Ya se perfila con más claridad la inflación del último trimestre del año y, sin dudas, superará el 40%. No es un dato que nos agrade pero se va haciendo realidad. En ese sentido, las partes deberemos ser contestes con esa realidad e intentar la firma de acuerdos que alcancen esos niveles porque el elemento que menos resiste en este escenario, impensado hace algunos meses, es el salario del trabajador/a.

Con un agregado. Los 15 artículos que más se encarecieron este último mes son los que componen la denominada “inflación núcleo”, es decir, los artículos más necesarios para la vida cotidiana. Durante octubre, el impacto estará liderado por el aumento de tarifas y combustibles, los precios de alimentos elaborados y una parte de la devaluación monetaria de estos meses.

Está claro que las medidas adoptadas por el gobierno hasta el momento son ineficaces para detener este proceso inflacionario pero que no todos los sectores pierden en la misma escala. Por esta razón, sostenemos que debemos ser creativos en las próximas negociaciones y discutir todos los puntos que pueden traer mejoras relativas a los trabajadores/as poniendo el esfuerzo en encontrar un esquema viable para transitar estos meses con un alto grado de ecuanimidad y realismo.

Todos los “expertos” y “amigos” fallaron. A principios de año nos quisieron convencer de que la inflación podía ser controlada. Después quisieron imponer un tope del 15% de aumento salarial anual. Más tarde, lo corrigieron al 20%. Hasta hace pocos días hubo un intento mediático -con el acompañamiento de los dirigentes sindicales más cercanos al oficialismo- centrado en que la cifra de incremento para el final del año debía ser del 35%. La realidad barrió con todos esos pronósticos y operaciones.

Por último, tratan de imponer un relato basado en que la estrategia de aumentos de tarifas de servicios básicos, transporte y combustible no puede detenerse porque no hay otra posibilidad y que, en simultáneo, debemos convivir con las tasas de interés usurarias que cobran los bancos por gastos de tarjetas de crédito y préstamos hipotecarios.

Sigue estando muy claro: sobran razones para luchar por aumentos que no pierdan con la inflación. Ni más ni menos.

COMISIÓN DIRECTIVA APJ GAS

Volver arriba