Apostar al desguace de Naturgy significa degradar el servicio público de distribución de gas natural.

Los trabajadores/as de Naturgy Ban y los usuarios del norte y oeste del Gran Buenos Aires estamos asistiendo a un festival de noticias en los medios de comunicación españoles que hablan de las intenciones de los socios mayoritarios de la empresa Naturgy (La Caixa, los fondos CVC y GIP y la familia March) y los conflictos que desatan en España y los países donde se encuentran.

Las intenciones son claras: maximizar ganancias rápidamente en base a recortar puestos de trabajo, tercerizar parte de las empresas y acrecentar dividendos (hasta 9.000 millones de euros en cinco años) exprimiendo al máximo el negocio regulado. Por supuesto, se abandonó la idea de obtener mayores ganancias desarrollando el negocio del gas natural y eléctrico con inversiones genuinas.

Para ello, están implementando el proyecto Lean bajo la dirección liderada por Francisco Reynés a quien ya se lo empieza a conocer con el apodo de «capitán recortes». Las primeras noticias hablan de afectaciones concretas a Servicios al Cliente, Lectura y Facturación, Gestión de Impagos, Control y Regularización de Clientes, Compras, Logística, Finanzas, Servicios Generales, Operaciones de Infraestructura, Sistemas, Comunicaciones, etc.

En este contexto, se implementaron más de 2000 «retiros voluntarios» a escala global y se prevee continuar con otros 500 durante el presente año lo que produjo un primer conflicto con los sindicatos representativos de los trabajadores/as de Naturgy en España (USO, Comisiones Obreras, UGT, CIG, SIE) cuyo resultado provisorio fue la firma de un acuerdo en el que los trabajadores/as que pasen a desempeñar tareas en la filial Naturgy TI continúen con las mismas condiciones laborales y convencionales que el resto de la plantilla.

El proyecto Lean también llegó a la Argentina. En el recibo de sueldo de algunos compañeros ya se puede leer esa denominación, método administrativo que crecerá en número con la llegada de los próximos recibos.

Esta actitud de agresión deliberada hacia los trabajadores/as y usuarios impactará en el servicio brindado a la comunidad y en la estabilidad económica de quienes, curiosamente, producimos la riqueza que estos accionistas se quieren repartir con una visión cortoplacista de acaparar ganancias sin invertir en el desarrollo de esta industria que eleva la calidad de vida de millones de personas en Argentina y en más de 20 países.

Por lo expuesto, convocamos a todos los trabajadores/as de Naturgy Ban y a las organizaciones que actúan en su ámbito de concesión a unir fuerzas para enfrentar este plan de achique y desguace y exigir a las autoridades argentinas (Enargas, Secretaría de Energía, Secretaría de Trabajo) el cumplimiento de las leyes existentes en defensa del trabajo nacional, la soberanía energética y el servicio público de calidad.

Por otra parte, la APJ GAS desplegará todos los mecanismos existentes para profundizar la comunicación con los sindicatos que actúan en el ámbito de Naturgy global a fin de tener una estrategia común en esta pelea por defender el derecho a vivir dignamente y a ser portadores de un servicio que garantice calidad de vida.

La unidad de los trabajadores/as de Naturgy es el primer escalón para defender el trabajo y el servicio público.

COMISIÓN DIRECTIVA APJ GAS

Volver arriba