Basta de impuesto al salario

El 31 de marzo paramos en toda la república argentina:

  • Contra el impuesto al salario.
  • Para que le cobren a la renta y a la especulación financiera.
  • Para que le cobren a los propietarios de los locales de juegos de azar.
  • Por la restitución del 33% de los aportes patronales a las grandes empresas.
  • Por un reajuste para nuestros jubilados y pensionados.

¿Por qué pedimos eliminar el impuesto al salario?

En la Argentina, los trabajadores y las trabajadoras registrados y una parte de los cuentapropistas y profesionales independientes pagamos el Impuesto a las Ganancias sobre los ingresos, una política tributaria que menoscaba nuestros derechos económicos, y que cada vez se evidencia más como un descuento salarial encubierto.

Este impuesto, tal como es aplicado en la actualidad, fue instrumentado a finales de 1999 -mediante la aplicación de un índice que fue denominado “Tablita de Machinea”, en alusión al ministro de Economía que lo diseñó-, en el contexto de una de las crisis más graves que afectaron a nuestro país. En otras palabras, en un contexto de grave crisis fiscal, el Estado nacional recurrió a los ingresos de los trabajadores para conseguir recursos, pero cuando en otros periodos alcanzó el superávit en las cuentas, no lo modificó.

Así es que durante los últimos dieciséis años, todos los gobiernos aplicaron el impuesto a los ingresos de los trabajadores. Fundamentaron su necesaria continuidad y profundizaron su incidencia regresiva, hasta convertirlo en una política tributaria desmesurada que, en la actualidad, provoca la pérdida de entre uno y tres sueldos brutos anuales a un millón cien mil trabajadores. Solo en el último tiempo se atinó a elevar el monto base a tributar, aunque no se modificó el mínimo no imponible, medida que acrecienta las diferencias entre quienes pagan y quienes no pagan.

Los trabajadores acercamos diversas propuestas para eliminar este impuesto o modificar su incidencia en los ingresos. Algunas de las medidas que presentamos son:

      •  Cobrar el impuesto a quienes efectivamente tienen ganancias, y así evitar el desfinanciamiento del Estado.
      •  Subir el mínimo no imponible.
      •  Modificar las escalas de las alícuotas.
      •  Restituir el 33% de los aportes patronales a las grandes empresas del país.
      •  Gravar la especulación y la renta financiera y a la actividad de las empresas que se dedican a juegos de azar.
      •  Impedir que se efectivicen mecanismos de deducción impositiva, como el que benefició a las cien mil personas que, en 2013, declararon ingresos anuales de entre $600.000 y $10.000.000 mediante el abono de la mitad del impuesto a las ganancias.

La APJGas ha participado de todas las manifestaciones y medidas que se realizaron por este tema junto a otros gremios, como los de los trabajadores bancarios, petroleros privados, trabajadores del transporte, camioneros, agentes de propaganda médica, trabajadores de la electricidad, marítimos.

Todos estos sectores, por diversos caminos, estamos comenzando a unificar nuestras fuerzas para enfrentar la continuidad de este descuento salarial encubierto sin importar nuestra pertenencia a diversas centrales obreras o nuestra representación.

El desafío de nuestra lucha estará en perseverar en el reclamo sin caer en usos políticos o sectoriales, de manera que podamos encontrar una solución acorde a la realidad económica imperante, con equidad en el cobro de los impuestos.

¡Que nadie más confunda salario con ganancia!

¡Que nadie menoscabe los compromisos del Estado ni el control sobre la ejecución del gasto!

Subcategorías

Subir