previous arrow
next arrow
Shadow
Slider

Efemérides 12 de Enero – Cayetano Silva

Compartir

 

Cayetano Silva

Un día como pero de 1920 nos dejaba Cayetano Silva, músico, compositor y director uruguayo -nacionalizado argentino-, de ascendencia africana, que compuso la música de la Marcha de San Lorenzo. Nació en 1868 en la ciudad de San Carlos, departamento de Maldonado, República Oriental del Uruguay, única población del interior uruguayo no conquistada por los ingleses en sus invasiones a principios del siglo XIX.
Hijo de Natalia, esclava de la familia Silva que les dio su apellido. Desde pequeño le gustaba la música así que comenzó a estudiar en su pueblo natal con el maestro Francisco Rinaldi que a la edad de 12 años lo incorporó a la Banda Popular de San Carlos para tocar el pistón. Su madre y Emilia Silva se preocuparon por mejorar su educación musical y lo enviaron a la Escuela de Artes y Oficios en Montevideo. Allí, bajo la dirección del maestro italiano Gerardo Grasso estudió solfeo, violín, corno y, paralelamente, la profesión de telegrafista y tipógrafo.
A la escuela ingresaban desde niños simplemente rebeldes o desobedientes hasta condenados por homicidio -nunca fueron más de 200 alumnos-, tenía muy buena infraestructura (grandes aulas, galpones de herrería, mecánica, tornería, carpintería, encuadernación, imprenta, zapatería, sastrería) y tenía un régimen disciplinario estricto que incluía severos castigos y maltratos innecesarios.
En 1888 pidió la baja de la escuela. Su inquietud lo llevó a visitar centros sociales obreros, teatros y conservatorios de música montevideanos y compuso el himno obrero «La Aurora de la Vida» luego viajó a Rio Grande do Sul donde se incorporó a la Banda del Sampaio, buque de la Armada brasileña y, posteriormente, se incorporó a una compañía lírica con la que viajó a España, Italia y Francia. En 1889 se instaló en la ciudad de Buenos Aires, donde fue músico del Teatro Colón, se perfeccionó en la escuela del maestro Pablo Berutti y -tiempo después- comenzó los trámites para naturalizarse ciudadano argentino. Logró su carta de ciudadanía en 1903.
El 1º de febrero de 1894 fue nombrado director de la Banda del Regimiento Nº 7 de Infantería “Coronel Conde” de la ciudad de Rosario. Allí se casó con Filomena Santanelli con quien tuvo ocho hijos.
En 1898 se trasladó a Venado Tuerto contratado por la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos para enseñar italiano y dar cursos de telegrafía. En esa ciudad fundó el Centro Lírico Artesano donde enseñó música y creó el grupo La Rondalla con el que actuó en los carnavales de 1900 y tuvo un éxito arrollador. También compuso la música de las obras de teatro Canillita y Cédulas de San Juan de su amigo y compatriota Florencio Sánchez que se estrenaron con gran repercusión en Rosario.
En su casa de Venado Tuerto compuso “La marcha de San Lorenzo”. Fue una recopilación de fragmentos de diferentes marchas que había estado escribiendo en el pentagrama durante meses en alusión al primer combate de los Granaderos. Estaba dedicada al coronel Pablo Ricchieri, ministro de Guerra de la Nación, quien le agradeció pero le solicitó que le pusiera el nombre de su lugar de nacimiento, San Lorenzo. El 8 de julio de 1901 terminó de componerla y la interpretó en el patio de su casa con el violín delante de su esposa y su hija; se estrenó en el 30 de octubre de 1902 en un acto público en San Lorenzo y a partir de ese día fue declarada Marcha oficial del Ejército Argentino.
En 1907 su amigo y vecino, el docente y poeta mendocino Carlos Javier Benielli, le pidió autorización para incorporar la letra referida al combate que libraron el Regimiento de Granaderos a Caballo y las tropas realistas y la victoria patriota sobre los invasores. Posteriormente, sufrió adaptaciones para ser interpretada en las escuelas ya que su partitura estaba escrita para banda y había que transcribirla para piano, instrumento habitual en las instituciones educativas. Esa transcripción fue ejecutada por el profesor Clemente Greppi, con la colaboración de la profesora María Amoretti.
La marcha es muy popular en nuestro país y en el exterior. En 1911, el gobierno inglés pidió autorización para ser ejecutada en la coronación del rey Jorge V y en 1953 para la coronación de la reina Isabel. El general Eisenhower la hizo ejecutar cuando ingresó el ejército aliado que liberó París en agosto de 1944 como desagravio a la utilización de la marcha que había hecho el ejército alemán en junio de 1940 al ocupar la capital francesa. En la actualidad -fuera de nuestro país- se ejecuta en los cambios de guardia del palacio de Buckingham (solo fue suspendida durante la Guerra de la Malvinas) y en numerosos cuarteles de Polonia, Alemania, Gran Bretaña, Uruguay, Brasil y Japón.
Por el Decreto 2860/46 firmado el 14 de enero de 1946 por el presidente de la Nación General Edelmiro J. Farrell, la Marcha de San Lorenzo pasó a nivel de Marcha Presidencial.
Lamentablemente, hundido en la pobreza, Cayetano Silva había tenido que vender los derechos de la marcha a un editor musical de Buenos Aires por la insignificante suma de 50 pesos. En esa época no existían los derechos de autor para los/as músicos y su situación era desesperante.
Compuso otras marchas que tuvieron disímiles repercusiones como «Río Negro”, “Estelita”, “San Genaro” (en honor a la ciudad santafecina), “Curupaity” (dedicada a los regimientos 3 y 4 de Infantería), “22 de julio” (dedicada al general Nicolás Levalle), “Monterrey (dedicada a México), “Anglo-Boers” (dedicada a la comunidad británica de Venado Tuerto), el vals “Marineritas”, la mazurca “Juanita” y el tango criollo para piano «Más vale tarde que nunca” para su amigo Juan Croce.
Desde 1906 fue director de banda de varios regimientos de Infantería en Buenos Aires, Campo de Mayo, Rio Cuarto y Mendoza. En este último destino fundó la Banda de Música del Cuerpo de Bomberos, y allí también ejerció la docencia. En 1911 aceptó la dirección de la Banda de Policía de la provincia de San Juan y, posteriormente, regresó a la ciudad de Rosario.
Con la promesa de dirigir la banda de policía de esa ciudad se integró a sus filas pero ese nombramiento nunca ocurrió por cuestiones políticas y raciales. Salvo en esa ocasión, nunca revistió en cargos militares permanentes. Él era civil y era nombrado capitán solo mientras cumplía servicio.
Cuando murió no fue enterrado en el panteón policial por su condición de negro y fue sepultado sin nombre. Recién en 1997 sus restos fueron trasladados al cementerio municipal de Venado Tuerto por gestiones realizadas por la Asociación Amigos de la Casa Histórica Cayetano A. Silva y se comenzó a visibilizar la discriminación sufrida por el autor de la música de la Marcha de San Lorenzo.
Salú Cayetano!! Por haber creado la música de una de las marchas militares más hermosas e inspiradoras del mundo, por tu hombría para soportar la estúpida discriminación que sufriste, por tu fenomenal oído musical. Te saluda un granadero agradecido.

Ruben Ruiz
Secretario General 


Compartir
Volver arriba