img_home_19
img_home_19
img_home_19
img_home_19
img_home_19
img_home_19
img_home_18
img_home_13
img_home_13
img_home_12
home2
img_home_11
img_home_7
img_home_5
img_home_8
previous arrow
next arrow
Shadow

Efemérides 13 de Septiembre

Compartir

 

Creación del Regimiento de Patricios

Un día como hoy pero de 1806 se creaba la “Legión de Patricios Voluntarios Urbanos de Buenos Aires”, cuerpo militar formado originalmente solo por criollos que residían en Buenos Aires (no solo nacidos en la ciudad) y que surgió como imperiosa necesidad defensiva, luego de las primeras invasiones inglesas y del triunfo del pueblo de Buenos Aires ante los invasores.
La convocatoria fue lanzada el 6 de septiembre de 1806 por el capitán de navío (y futuro virrey) Santiago de Liniers que instó al pueblo a organizarse en cuerpos separados según arma y origen de nacimiento ante el peligro de nuevas incursiones extranjeras. El 9 de septiembre hubo una nueva convocatoria con la que se aceleró la inscripción de voluntarios. El 13 de septiembre se organizaron las distintas Legiones Urbanas y el 15 de septiembre se produjo la presentación de los voluntarios en el Fuerte de Buenos Aires para su alistamiento definitivo.
La novedad fue que los soldados tuvieron el derecho de elegir a sus oficiales. Este acto permitió consolidar la autoridad jerárquica y la disciplina militar de los cuerpos recién constituidos.
La Legión de Patricios estuvo formado por 3 batallones, 23 compañías y un total de 1356 hombres. Fue la milicia más numerosa y poderosa.
La primera elección de oficiales se realizó el 8 de noviembre en el consulado de Buenos Aires. La jornada fue tumultuosa. No era para menos. Se discutía poder real. Las intervenciones de Belgrano y Liniers calmaron los ánimos y permitieron que se concretara el acto. Cornelio Saavedra fue elegido como jefe del cuerpo y comandante del 1º Batallón, Esteban Romero fue electo comandante del 2º Batallón y José Domingo Urien del 3º Batallón.
También fueron elegidos Juan Pedro Aguirre, Eustoquio Díaz Vélez y Francisco Martínez como ayudantes, Diego Saavedra, Juan Francisco Toyo y José María Urien como subtenientes de bandera, Agustín Pío de Elía y José Hernández como capitanes agregados y Pedro Carrasco, Juan Madera, Matías Rivero como cirujanos. Otros oficiales electos fueron Feliciano Chiclana, Francisco Argerich, Vicente López y Planes, Gustavo Perdriel, Lucas Obes, Matías Balbastro, Luciano Montes de Oca, Francisco Pico, Manuel Alberti, Saturnino Sarassa, Benito Álvarez, Manuel Sanabria, Martín Lacarra.
Al día siguiente fue bendecida la bandera de Patricios y Saavedra propuso a su vecino, el fray Pedro Cueli, como capellán del primer batallón; Juan José Acosta y Cristóbal Muñoz oficiaron como los primeros capellanes de los otros dos batallones.
La vida de la Legión (y luego del Regimiento) de Patricios estuvo atravesada por numerosos acontecimientos desde el inicio de la vida política argentina y por su activa participación en ellos. No fueron actores de reparto y tuvieron recompensas y castigos de acuerdo al resultado de sus actuaciones públicas.
Su bautismo de fuego fue el 4 de julio de 1807, durante las segundas invasiones inglesas. Tuvieron una actuación destacada y se apoyaron en el gran protagonismo popular para defender la ciudad. Cada esquina, cada calle, fue un dolor de cabeza para los británicos. Nunca entendieron la reacción del pueblo de Buenos Aires y, además, se sorprendieron ante el coraje y la disciplina mostrada por la Legión de Patricios en los combates principales. Crecía su popularidad entre los habitantes.
El 1º de enero de 1809 las fuerzas dirigidas por el alcalde Martín de Álzaga intentaron derrocar al virrey interino, Santiago de Liniers. La acción fulminante de la Legión de Patricios y los otros cuerpos militares recién constituidas lo impidieron. En julio, la Junta Suprema central de España designó un nuevo virrey: Baltasar Hidalgo de Cisneros. Uno de sus primeros actos fue acotar el poder de las milicias nativos. Así, redujo su existencia a solo cinco batallones: dos de Patricios, uno de Montañeses, uno de Arribeños y uno de Andaluces.
En mayo de 1810, la Legión de Patricios fue un actor principal. Dominó las calles de la ciudad, actuó en conjunto con los “chisperos” que coparon la Plaza de la Victoria y su jefe, Cornelio Saavedra, fue designado presidente de la Primera Junta de gobierno, en remplazo del virrey Cisneros. Una de sus primeras medidas fue elevar de rango a las milicias que se constituyeron en regimientos. A partir de esa norma se conformaron los Regimiento de Infantería Nº1 y Nº2 de Patricios.
En los meses siguientes tuvieron una activa participación en la consolidación de las Provincias Unidas. Fueron parte del Ejército del Norte y las Expediciones al Paraguay y a la Banda Oriental. El 16 de noviembre de 1811 los dos regimientos fueron integrados en uno solo y pasó a ser el Regimiento 1 de Patricios. Manuel Belgrano fue designado jefe del mismo. Los soldados se rebelaron y exigieron preservar su autonomía y la potestad de elegir a sus comandantes. Fueron duramente reprimidos, cuatro soldados y suboficiales fueron ejecutados, se consolidó la jefatura de Belgrano y pasaron a ser una fuerza de línea durante muchos años. Tiempo después, perdieron su denominación militar.
No obstante, el Regimiento de Patricios tuvo una actuación relevante en las batallas de Tucumán y Salta contra los realistas, como así también en las derrotas de Vilcapugio, Ayohuma y Sipe-Sipe. En 1827 participó de la guerra contra el imperio del Brasil y se destacó en la batalla de Ituzaingó, luego de una larga marcha terrestre de 400 km.
En 1830 el gobernador Juan Manuel de Rosas les restituyó su nombre y fueron parte de las campañas del desierto de 1833 y 1834 contra los pueblos originarios. En 1838 participaron de la defensa de la isla Martín García contra el bloqueo francés y durante los años siguientes rechazaron varias incursiones británicas, francesas y orientales sobre las costas del Rio de la Plata y el río Paraná. En el combate de Vuelta de Obligado, comandados por el coronel Ramón Rodríguez, se transformaron en un baluarte defensivo contra el bloqueo anglo-francés.
En la batalla de Caseros lucharon junto al brigadier general Juan Manuel de Rosas y, posteriormente, fueron una de las fuerzas militares que defendieron al Estado de Buenos Aires en su confrontación con la Confederación Argentina, lucha que se prolongó durante diez años. Entre 1864 y 1870 integró las fuerzas nacionales en la Guerra contra el Paraguay y participó en la reconquista de la ciudad de Corrientes y las batallas y combates de Yatay, Paso de la Patria, Estero Bellaco, Tuyutí, Yata tí-Corá, Curupaytí, Humaitá, Lomas Valentinas, Potrero de Recalde, entre otras.
En 1870 el regimiento integró el Ejército Expedicionario al Desierto. Su comandante fue el teniente coronel Teodoro García y se constituyó en su segundo enfrentamiento contra los pueblos originarios, que derivaría en nuevas fronteras en Río Negro y Patagones.
El 13 de junio de 1910, mediante decreto presidencial, se lo denominó Regimiento Patricios y se acordó dotarlo del traje de gala que constaba de: sombrero cilíndrico de castorcillo engomado, con una trencilla triangular, botón rojo y pluma celeste y blanca como divisa del cuerpo. Chaqueta de paño azul corta, con cuello, bocamanga y faja de paño rojo, calzón blanco y botas negras. El armamento consistió en fusil, bayoneta y machete. En 1913 el regimiento fue trasladado al actual emplazamiento del barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires.
Varias guarniciones fueron asiento de Patricios en nuestro país: Resistencia, Corrientes, Rosario, Luján, Santa Fe, Mendoza, San Juan, Río Gallegos y Campo de Mayo. En 1982, una parte del cuerpo participó de la guerra de Malvinas, integrado al Regimiento de Infantería Mecanizado 6 “General Viamonte”. Fue parte del dispositivo defensivo de Puerto Argentino, de su aeropuerto y participó, junto al Regimiento de Infantería Mecanizado 7, de la batalla de Monte Longdon. Otro grueso de Patricios fue parte del dispositivo del subsector centro, entre Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia.
Hoy, cumple las funciones de escolta del Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el recibimiento de los presidentes extranjeros que visitan Argentina y en la custodia del Cabildo de Buenos Aires. Además, sus hombres y mujeres forman parte de misiones de paz en el exterior y el cuerpo se especializó como cuerpo de infantería de asalto aéreo.
Salú Regimiento de Infantería 1 “Patricios”! Parte inseparable de nuestra tumultuosa historia.

Ruben Ruiz
Secretario General 


Compartir
Volver arriba