previous arrow
next arrow
Shadow
Slider

Efemérides 14 de Enero – Creación de CITEFA

Compartir

 

Creación de CITEFA

Un día como hoy pero de 1954 se creó el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA) mediante la firma del decreto Nº 441/54 -cuya denominación actual es Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF)-. Es un organismo centralizado y desconcentrado dentro del Ministerio de Defensa que se dedica a ejecutar actividades de investigación y desarrollo en el campo militar y la defensa nacional. Es la única institución conjunta de las Fuerzas Armadas.
Su historia es interesante.
Sus antecedentes se remontan al Departamento Técnico de la Dirección General de Fabricaciones Militares (FM) -creada por el general Manuel Nicolás Savio en 1941-, su función era prestar apoyo técnico para la producción militar y estaba formada, en buena medida, por investigadores y técnicos extranjeros. En 1947, el general Savio, potenció su estructura, incorporó nuevas tecnologías y especialistas argentinos y extranjeros para que se dedicaran a la cohetería y sistemas de control y, también a la producción de armas modernas.
Surgieron las primeras secciones específicas: el Laboratorio de Armamentos (LABA), el de Electrónica y Comunicaciones (LABE) y el de Química y Metalurgia (LAB QUIM).
Esos nuevos profesionales fueron incorporados a la Oficina de Planeamiento, dentro del Departamento de Investigaciones y Desarrollo de FM ya existente. Su crecimiento fue exponencial y el incremento de su campo de acción (cohetería, propulsores sólidos, electrónica) implicó tomar una decisión política innovadora para la época: separar las áreas de Investigación y Desarrollo de las de Producción. En ese momento nació CITEFA.
Sin embargo costó un tiempo separar en la práctica las dos actividades. Así fue que una de sus primeras tareas fue la producción de televisores; se llegaron a fabricar entre 12.000 y 13.000 aparatos con un costo muy inferior a los importados. Fue un salto de escala.
Otra decisión normativa importante fue el decreto 4612/69 que creó el Sistema Militar de Investigación y Desarrollo (SMID), lo que dotó a la actividad de mayor cohesión, se unificaron las dependencias que estaban desperdigadas en el predio de 19 hectáreas de Villa Martelli (provincia de Buenos Aires), y se potenció la capacidad de desarrollo del área. En 1973 se completó un conjunto de normas que consolidó la actividad.
Se creó el Régimen para el Personal de Investigación y Desarrollo de las Fuerzas Armadas (RPIDFA), con la finalidad de atraer y retener a técnicos y profesionales que incursionaran en el estudio de las tecnologías necesarias para la defensa en la República Argentina.
Además, se estableció una nueva modalidad de doble dependencia con el Conicet y nacieron nuevos centros: en 1972, el Centro de Investigaciones Toxicológicas (CEITOX) y en 1980, el Centro de Investigaciones en Sólidos (CINSO), el Centro de Investigaciones en Plagas e Insecticidas (CIPEIN) y el Centro de Investigaciones en Láseres y Aplicaciones (CEILAP).
En 1999 se constituyó el Polo Tecnológico Constituyentes en los que convergieron CITEFA, la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Servicio Geológico Minero Argentino, el INTA Castelar, el INTI y la Universidad Nacional de San Martín. Y en 2011, se creó la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégicos para la Defensa (UNIDEF) integrada por los centros enunciados en el párrafo anterior, el Instituto Universitario Aeronáutico (IUA) y el Servicio Naval de Investigación y Desarrollo (SENID). Mucha materia gris acumulada. Trabajan en el conglomerado 4300 investigadores, técnicos, administrativos y operarios, de los cuales 500 pertenecen a CITEFA.
Las actividades que desarrolla CITEFA en la actualidad se ampliaron.
Aunque está centrado en mantener la capacidad científico-técnica de las Fuerzas Armadas y proveer insumos para que desarrollen sus proyectos de defensa, incursiona en el campo de las radiaciones electromagnéticas, con el desarrollo de antenas y sistemas de transmisión, la actualización del radar instalado a bordo del rompehielos ARA Almirante Irizar o estudios y proyectos vinculados a la compatibilidad electromagnética (EMC) y a radiaciones no ionizantes (RNI).
También se dedica al desarrollo del monitoreo de erupciones volcánicas con radar láser, a la investigación astronómica en su observatorio Astronómico en Río Gallegos, integra el Sistema Federal de Emergencias y dicta una maestría, una carrera de especialización y ejerce la dirección de varios doctorados vinculados a la actividad.
Territorio de I+D poco conocido de nuestro país, de suma necesidad, que sobrevivió a todos los gobiernos y a los vaivenes de políticas contradictorias.
Salú CITEFA! Por tu desarrollo en un campo científico que tendrá que ver con el futuro y no podemos subestimar si queremos seguir siendo una nación.

Ruben Ruiz
Secretario General 


Compartir
Volver arriba