img_home_19
img_home_19
img_home_19
img_home_18
img_home_13
img_home_13
img_home_12
home2
img_home_12
img_home_11
img_home_7
img_home_5
img_home_8
img_home_4
previous arrow
next arrow
Shadow

Efemérides 15 de Junio – John Atanasoff

Compartir

 

Creador de la computadora moderna

Un día como hoy pero de 1995 se despedía John Vincent Atanasoff, ingeniero electrónico estadounidense que inventó la primera computadora electrónica digital automática que se usó con números y letras e inició el desarrollo ininterrumpido de la computación moderna.
Nació en 1903 en Hamilton, estado de Nueva York. Hijo de Iva Lucena Purdy, profesora de matemáticas y de Ivan Atanasoff, ingeniero eléctrico de origen búlgaro que había emigrado a EE UU. Se mudó con su familia a Brewster, estado de Florida, donde completó sus estudios primarios. Desde pequeño demostró gran curiosidad crítica y destreza intelectual. A los nueve años manejaba la regla de cálculo de su padre y al comprobar su utilidad práctica, estudió logaritmos y funciones trigonométricas. En 1919, la familia Atanasoff se mudó a North Charleston (Carolina del Sur). John cursó sus estudios secundarios en la Mulberry High School y se recibió en solo dos años.
En 1921 ingresó a la universidad de Florida, en Gainesville y recibió su licenciatura en Ingeniería Eléctrica en 1925. Al año siguiente se mudó a Ames, sede del Iowa State College, donde obtuvo el Master en Matemáticas en tan solo un año. Ese año se casó con Lura Ella Meeks con quien se mudó a Madison, estado de Wisconsin. Ingresó a su universidad y en 1930 obtuvo el doctorado en física teórica. Su tesis fue La constante dieléctrica de helio. Inmediatamente fue contratado por el Iowa State College como profesor asistente de matemáticas y física.
En esa época, su herramienta de trabajo era la pesada calculadora mecánica Monroe. Comenzó a investigar mecanismos más rápidos y menos cansadores. Estudió el funcionamiento de las calculadoras esclavas Monroe y los tabuladores IBM para problemas científicos y en 1936 inventó una calculadora analógica para analizar la geometría de las superficies. La finísima tolerancia mecánica a la que había llevado a las máquinas y los límites a los que había sometido al sistema de engranajes lo convenció de investigar la creación de un sistema digital.
En el invierno de 1938 se encontraba de viaje en Rock Island, estado de Illinois. Durante un descanso en una casa rural escribió en un papel cuatro principios que le ayudaran a resolver 29 ecuaciones lineales en forma simultánea, un problema típico en la física e ingeniería de aquella época. Esos principios fueron: uso de la electrónica y la electricidad, empleo de números binarios, uso de condensadores como elementos de memoria y cálculo directo de operaciones lógicas.
En septiembre de 1939 recibió una subvención de 650 dólares y comenzó a trabajar con su alumno Clifford Berry. En pocos meses, ambos diseñaron la Atanasoff Berry Computer (ABC) en base a los principios que John había anotado oportunamente. Fue una herramienta revolucionaria que aportó nuevas soluciones ya que utilizó un sistema binario para la aritmética, una memoria regenerativa, distinguió entre la memoria y las funciones de la computadora y utilizó circuitos electrónicos.
Es decir, trabajó con tres conceptos claves que llegan hasta hoy: uso del sistema binario para representar todos los números y datos, utilización de la electrónica en lugar de ruedas para realizar las operaciones y separación entre el sistema de almacenamiento de datos y el computador. Por último, no tenía CPU (Unidad Central de Proceso) pero estaba diseñado como una máquina electrónica.
En diciembre de 1940, John Atanasoff conoció al físico John Mauchly en la convención de la Asociación Americana para el avance de la Ciencia y al año siguiente lo invitó a su laboratorio a analizar su nuevo dispositivo digital. Durante cuatro días examinaron el prototipo de la calculadora ABC y revisaron el texto del diseño redactado por Atanasoff. Ya el periódico “Des Moines Register” había publicado una nota sobre el ABC y la describió como “una máquina de computación electrónica con más de 300 tubos de vacío que podía resolver complicadas ecuaciones algebraicas”. Estos datos fueron importantes para desentrañar una polémica que se instaló años después.
En 1942, Atanasoff fue convocado por la Armada para incorporarse al Laboratorio de Artillería Naval en Washington D.C., como jefe de la División Acústica. Encargó, entonces, al Iowa State College gestionar la solicitud de patente para la calculadora ABC, trámite que la institución nunca realizó. A partir de 1943 Mauchly visitó a John para revisar algunos conceptos sobre computación sin mencionarle que él estaba avanzando en un proyecto de construcción de computadoras. En secreto, Mauchly y John Presper Eckert crearon el computador ENIAC. Ellos, sí solicitaron la patente en 1947 que les fue concedida recién en 1964.
En 1945, la Armada de los Estados Unidos decidió construir un ordenador a gran escala. Atanasoff fue el encargado de liderar el proyecto. También asumió la responsabilidad de diseñar sistemas acústicos para monitorear las pruebas de bombas atómicas, y participó en las pruebas del atolón Bikini en 1946. En el año 1949 Atanasoff se divorció y a los meses se casó con Alice Crosby.
En 1952 dejó la Armada y fundó la Ordnance Engineering Corporation que posteriormente fue adquirida por la Aerojet General Corporation, donde fue jefe de la división atlántica de la empresa. En 1960 John y Alice compraron una granja alejada con el objetivo de retirarse de las actividades comerciales. Pero John no pudo con su genio. En 1961 fundó Cybernetics Incorporated en Frederick, estado de Maryland y continuó vinculado al gobierno estadounidense desarrollando diversos dispositivos, especialmente sismógrafos y microbarómetros especializados en la detección de explosiones a larga distancia.
Años más tarde, en 1967, se generó una controversia judicial entre dos empresas que decantaría en un reconocimiento posterior al trabajo inicial de Atanasoff. Efectivamente, Honeywel Inc. litigó contra Sperry Rand Corp. por los derechos de la patente que le habían concedido a Eckert-Mauchly por la computadora ENIAC External Link y que la demandada intentaba utilizar a través del cobro compulsivo para permitir el uso de determinados circuitos.
La causa se sustanció en el juzgado del distrito de Minneapolis, estado de Minnesota, y duró desde junio de 1971 hasta marzo de 1972. Pasaron 77 testigos (entre ellos, John Atanasoff) y fue uno de los más costosos de los juzgados federales de esa época. El 19 de octubre de 1973, el juez de distrito Earl R. Larson dictaminó la invalidez de la patente concedida a la dupla Eckert-Mauchly dado que el ENIAC había heredado muchas ideas clave del Atanasoff Berry Computer. Había quedado claro que el invento de la dupla derivaba de los diseños de John Vincent Atanasoff.
En su oportunidad, el ABC había sido desmontado y sus piezas eliminadas pero en 1997 un grupo de investigadores del “Ames Laboratory”, de la universidad estatal de Iowa, construyó una réplica de la computadora original y demostró que desarrollaba las funciones para las que había sido diseñada. Ese acto práctico disipó cualquier duda sobre el funcionamiento del ABC.
Salú John Atanasoff!! Por navegar en ese terreno de claves poco entendibles para la mayoría de los mortales y encontrar mecanismos que nos introdujeron en el complejo mundo de la computación moderna y simplificaron el uso de la masa de datos creciente entre los cuales nos movemos.

Ruben Ruiz
Secretario General 


Compartir
Volver arriba