img_home_10
img_home_12
img_home_11
img_home_9_opt
img_home_7
img_home_5
home2
img_home_8
home5
home1
img_home_4
previous arrow
next arrow
Shadow

Efemérides 29 de Mayo – Cordobazo

Compartir

 

Obreros y estudiantes, unidos adelante!

Un día como hoy pero de 1969 se producía la rebelión popular más imponente que vivió la ciudad de Córdoba, que tuvo un enorme impacto nacional y quedó como un hito del movimiento de los trabajadores/as. Obreros, estudiantes y vecinos cordobeses expresaron su repudio a la dictadura militar, su bronca contra el incremento de horas de trabajo los días sábados, su necesidad de un inmediato aumento salarial del 40% y por la democratización de las casas de estudios.
Pero este día tiene su historia. Desde 1966 gobernaba una dictadura. El salario promedio bajó, las condiciones laborales empeoraron, las organizaciones sindicales, estudiantiles y políticas estaban intervenidas o prohibidas. La provincia de Córdoba tenía un crecimiento industrial sostenido desde hacía décadas. La conciencia colectiva para defender los derechos era muy alta. Y la Córdoba rebelde gozaba de buena salud.
La CGT nacional estaba dividida. Por supuesto, en territorio cordobés esa división se reproducía. No obstante, hubo luchas esporádicas contra los despidos y la pérdida de derechos.
La Universidad de Córdoba estaba en tensión desde el mismo 1966. Hubo una larga huelga contra la intervención, represión en el Hospital de Clínicas con un herido, Alberto Cerdá; actos relámpagos, manifestaciones, la muerte violenta del estudiante Santiago Pampillón por la acción policial, la ocupación del barrio Alberdi. La capital de la resistencia estudiantil era Córdoba. El comedor universitario, donde comían 5000 estudiantes diariamente, su centro neurálgico. En 1968, se retomó la lucha contra las restricciones al ingreso en la Facultad de Medicina, se realizaron los actos por el 50º aniversario de la Reforma Universitaria y se produjo el acercamiento a la CGT de los Argentinos.
El 12 de mayo de 1969 la dictadura sancionó la ley 18.204 que unificaba la semana laboral en 48 horas cuando en Córdoba se habían conquistado las 44 horas en el año 1932. La espuma desbordó. El 14 de mayo el SMATA realizó una asamblea con 3000 trabajadores en el Córdoba Sport Club donde se resolvió el paro de actividades. La policía reprimió violentamente. La respuesta de los trabajadores fue una reacción proporcional. La policía se tuvo que retirar. Al mismo tiempo, los metalúrgicos también estaban en lucha contra las “quitas zonales”, unas rebajas salariales ilegítimas.
El 16 de mayo se produjo un paro monolítico de los trabajadores mecánicos. El 23 de mayo se llevó adelante un paro estudiantil que también fue reprimido violentamente. Faltaba unir las fracciones populares que peleaban contra el poder y sus abusos.
El SMATA conducido por Elpidio Torres y la UTA conducida por Atilio López -ambos peronistas- estaban enroladas con la CGT Azopardo y el Sindicato Luz y Fuerza Córdoba conducida por Agustín Tosco -marxista- estaba en la CGT de los Argentinos. Había pocos vasos comunicantes aunque las luchas eran comunes. La Federación Universitaria de Córdoba estaba presidida por el dirigente comunista Carlos Scrimini que representaba a la combativa Facultad de Medicina y había logrado conducir un mosaico de identidades políticas con astucia y firmeza por los derechos estudiantiles, la autonomía y la unidad con los obreros/as.
En esos días, se produjo lo inimaginable. La unidad de los sectores que luchaban. Un mérito grande tuvo el dirigente de la UOCRA, Jorge Canelles, que con un trabajo paciente convenció a los dirigentes de reunirse y acordar un plan de lucha común. El abogado laboralista Lucio Garzón Maceda también utilizó su gran influencia para que el encuentro entre Torres y Tosco existiera. Atilio López fue el otro integrante fundamental del acuerdo. En sintonía, Canelles y Tosco tenían un excelente diálogo con los estudiantes y, particularmente con Scrimini, lo que permitió cerrar el círculo. Además, muchos barrios dieron su apoyo a través de sus comisiones vecinales: Villa El Libertador, Bella Vista, Villa Revol, Güemes, Observatorio, Alberdi, Nueva Córdoba, Talleres y Ferreyra, entre otros. También los curas tercermundistas y militantes católicos, especialmente del barrio obrero Los Plátanos.
El 26 de mayo ambas centrales sindicales cordobesas convocaron a un plenario conjunto donde se aprobó una huelga general de 37 horas desde la mañana del 29 de mayo, con abandono de tareas y movilización al centro de la ciudad. Otra novedad para ese momento del movimiento sindical fue la presencia de las mujeres. Se sumaron trabajadoras y delegadas del gremio bancario, del calzado, estatales, telefónico, del vidrio, de comercio.
A las 11 horas del día marcado la ciudad se empezó a paralizar. Por el sur de la ciudad avanzó la enorme columna del SMATA formada por los trabajadores de IKA-Renault y otros talleres. Por el norte avanzó la gran columna de Luz y Fuerza y la FUC, con gran presencia de mujeres. A esta columna se sumaron los metalúrgicos y los mecánicos de las autopartistas Perdriel e Ilasa.
La represión comenzó en ambas puntas. Contra la columna norte, fue inmediata pero los manifestantes resistieron con barricadas, piedras, fogatas para mitigar los efectos de los gases lacrimógenos y gatos hambrientos para contrarrestar a los perros. Contra la columna del sur, el primer enfrentamiento fue frente al Hogar Pizzurno. Volaron piedras, rulemanes para que resbalaran y cayeran los caballos, hondas metálicas; luego en la terminal de ómnibus vieja y, finalmente, en Boulevard San Juan y Antonio Bas donde fue asesinado el delegado de SMATA Máximo Mena. La noticia de su muerte se esparció por la ciudad y produjo el rechazo de la población que salió a las calles a expresar su bronca.
Ante cada avance policial, una barricada y continuidad de la marcha por calles alternativas. Esta táctica descolocó a la policía que agotó la existencia de gases y combustible y a las 13 horas se retiró de la ciudad. Algunos efectivos se refugiaron en el Cabildo y el edificio de la guardia de Infantería. Hubo quema de concesionarias, de algunas comisarías, locales de empresas multinacionales, de la confitería Oriental donde se juntaban los dueños del poder provincial.
A esa altura la huelga se había transformado en insurrección popular. Los 50.000 manifestantes habían tomado un tercio de la ciudad y la habían transformado en una gran plaza pública. Habían demostrado que la unidad y la determinación de un pueblo cansado del abuso y la represión podían resquebrajar la aparente fachada monolítica que mostraba el poder.
A media tarde el pueblo insurrecto se trasladó hacia los barrios en previsión de la llegada del Ejército. Efectivamente, a las 17 aparecieron las tropas de infantería y artillería, los tanques y ametralladoras, los efectivos de la Fuerza Aérea y aviones de combate para reconocimiento. Se implantó el toque de queda que fue desoído durante toda la noche por la población y continuaron los actos relámpago. Las fuerzas militares avanzaron sobre los barrios. Establecieron tribunales militares.
Allanaron las sedes de Luz y Fuerza y Smata y condenaron a prisión a Tosco, Torres, varios integrantes de la comisión de Luz y Fuerza, a estudiantes y dirigentes barriales. Militarizaron la ciudad y trastornaron su funcionamiento. Una cantidad nunca determinada de muertos, 170 heridos, 300 detenidos, 104 enjuiciados y 15 condenados fue el precio que pagó el pueblo de la ciudad de Córdoba por demostrar que los dictadores no eran invencibles. Luego, corrió la historia.
En septiembre se producían el segundo Rosariazo y el Cipolletazo, en junio de 1970 sería depuesto el presidente de facto Onganía por otro militar, luego el segundo Tucumanazo, el Viborazo nuevamente en la ciudad Córdoba, el Mendozazo, el Catamarqueñazo, el tercer Tucumanazo. El pueblo no descansó hasta que la dictadura militar realizara elecciones democráticas y abandonara el poder. Agustín Tosco fue reelegido secretario general de su gremio estando en prisión, Elpidio Torres fue reelecto en SMATA, luego renunció y se retiró del gremio, Atilio López fue electo vicegobernador de Córdoba. Al poco tiempo el drama se hizo presente nuevamente en Córdoba. La Alianza Libertadores de América, la Triple A y la siguiente dictadura se ensañaron con su pueblo. Pero esa es otra historia.
Salú a ese pueblo de Córdoba! Por tu rebeldía, tu demostración de coraje, por ser parte de nuestra mejor historia, la de los que no renuncian a ser soberanos y a vivir en una sociedad mejor.

Ruben Ruiz
Secretario General 


Compartir
Volver arriba